lunes, 3 de noviembre de 2008

tintas y rodillos




las tintas, que no son tontas, sino especiales, necesitan como todoas las cosas buenas, una chispa de preparación, ganan elasticidad, brillo y pregnancia cuando se extienden y calientan mediante un rodillo de caucho que pasa una y otra vez sobre el cristal... cuando el rodillo chispea murmullos, y parece que apenas carga color es que anda en su punto... estas tintas con sus aceites, sus pigmentos finísimos y sus asfaltos, parafinas y otros potingues de secreta manufactura se convierten en vehículo denso de los sueños... en colores , claro

No hay comentarios:

Seguidores